“Bálsamo de naranjos”

Te he esperado 
en las esquinas de un ocaso,
tapada con velos de espuma,
soñando con besar
cada lunar 
de tu blanca espalda…

Te he esperado
entre esta celeste bruma 
y te vi abrazado,
por una tibia luna
que le da candor 
a mis gélidos días…

Te he esperado 
y surgiste 
entre el agua dulce
salpicando
a las tristes buganbilias
que adornan mi corazón…

Pues solo tú 
eres bálsamo de naranjos 
para el claroscuro 
de mi alma,
que me hace buscar
el verdadero milagro
que alivian las heridas
de esta vida…

¡Ay te he esperado!
en las esquinas de un ocaso,
tapada con velos de espuma,
soñando con besar
cada lunar 
de tu blanca espalda.




Enid Rodríguez Isáis 
Estados Unidos 
Mayo 2019.

Advertisements

“¿Soñando o muriendo?”

Con tu voz,
flor de terciopelo 
siento tu espíritu 
acariciar mis oídos 
con esa sabiduría,
que abre camino
en el azul nocturno 
de nuestros desvelos.

Pareciera un farol
resemblar el sol 
alumbrando senderos
y me pregunto si estoy,
¿soñando o muriendo?

De nuevo me cobijo 
con tu brisa mañanera;
cual baño de luz
alza mi espíritu gris y perdido,
¡Oh, gris y perdido pero tú lo alzas!
con tu voz, flor de terciopelo 
que brota cascadas de plata
la semilla del gozo y de la esperanza. 



Enid Rodríguez Isáis 
Estados Unidos 
Mayo 2019.

dormir

“Lluvia púrpura”

Cae la lluvia púrpura 
sobre cántaros de barro que sostienen
mis manos encallecidas,
esta noche mi sed es saciada,
descubriendo el amor que me aguarda.

Cae la lluvia púrpura 
sobre mi cuerpo mallugado,
sanando profundas heridas,
alzando mi ánimo con alegría.

Escucho un susurro en mi corazón,
a solas o acompañada 
en mi desierto que lo empapa 
esta lluvia que no para.

Me lava con su agua viva;
agua eterna que escurre 
de la cruz del cielo,
sobre mi y a todos a quienes ama.

Aún llevo los cántaros rebosantes 
de infinitas gracias que embellecen
y salvan para toda la eternidad mi alma.


Cae la lluvia púrpura 
sobre cántaros de barro que sostienen
mis manos encallecidas,
esta noche mi sed es saciada,
descubriendo el amor que me aguarda.


Enid Rodríguez Isáis 
Estados Unidos 
Mayo 2019.

” Decadencia”

Inspirada por la MET GALA 2019.

Espectáculo de espíritus rotos,
escotes de vértigo,
medias de encaje,
capas de plumas,

mentiras profesionales 
pronunciadas en pintalabios fucsia…
arden sus cuerpos en Dior, Gucci y Prada.

¡Apartarse todos!
ya vienen aquellos que les han dado
medio millón de dólares por un beso 
y tan solo veinte centavos por su alma,
son esclavos del tranding,
las marionetas por todo un año 
de Anna Wintour.

Sus coronas son hermosas 
entre las flores y el oro,
pero el venir de los tres días está cerca 
y se transformarán en polvo…
¡Oh, en lamentos y polvo!
Ya no habrá más naked dressesterciopelo y seda.
Ya no habrá influencers
con la magia de sus dedos 
burlarse de lo más puro y sagrado.

¡Apartarse todos! 
ahora se ríen como hienas,
llevando sus cabezas 
con sus propias manos,
felicitando su efímero impacto 
en las redes sociales…

Lo que no saben es que mañana serán 
la decadencia personificada 
de sus actos,
por su falta de abnegación 
y su olvido hacia Dios…
¡Apartarse todos!

Enid Rodríguez Isáis 
Estados Unidos 
Mayo 2019

“La danza de dragones”

Nuestras lenguas forman
una danza de dragones, 
entre la lluvia roja que arroja 
ardientes perlas a la tierra,
buscando descanso
sobre un escondido lecho
en la bruma verde del ensueño.

Enid Rodríguez Isáis 
Estados Unidos 
Mayo 2019

¡Te pertenezco sin espejos, lentejuelas y nácar!

Mientras que el cielo llore su pasado,
descubre mi cuerpo sin espejos,
imperfectamente puro,
dilatado por lágrimas de garza,
extasiado por el dulce aroma 
de las murallas de tu piel pálida.

En todos estos espacios de tu ausencia,
ahora me regocijo 
entre panderos y cantos venideros,
pactando sobre la roca:
una comunión de alma y boca.

Lo que hallé en profundos sueños,
ha sido salvado por tus manos,
y mi amor es ofrecido
como la fruta paradisíaca 
de esta gran mesa tallada por gracia,
donde solo tú eres el invitado.

Bebamos juntos el sabor del infinito,
fundiendo nuestras llagas
en una inmortal hoguera en la tierra,
descubriendo en un instante,
los brillantes ojos de una gacela.

Ahora que el viento no cesa su danza
con la noche pincelada de estrellas;
¡no soy más la fugitiva de mis mentiras!
¡no soy más la cobarde encadenada!

Ahora solo soy mariposa que se posa
al néctar de tus labios escarlata,
ahora solamente…
¡te pertenezco sin espejos, lentejuelas y nácar!


Enid Rodríguez Isáis 
Estados Unidos
Mayo 2019

“Un conjuro de agua”


A veces un conjuro de agua 
es suficiente para alzar 
a los espíritus de los desgastados lirios
que forman tu nombre
con orbes de miel y bronce.
a veces las garzas del lago 
danzan con el compás de una gota,
que entrelaza una diadema de cristal,
tarareando baladas de ensueño;
nuestros sueños.
a veces no es necesario estrecharte, 
tan solo acompañarte con un rezo,
encender una vela de aliento;
recobrando tu rostro besando el viento,
hilando carne y corazón.